Sin problemas no hay paraíso

¡Problemas! Comienzo con esta palabra…así directamente, para que puedas sentir en tu cuerpo todo su peso. Concienciarte sobre el poder y la potencia que tiene. No es una palabra amable, suave, ni ligera, ¿verdad?

 A pesar de lo incómodo, “problema(s)” es una palabra más que recurrente, no sólo en nuestro lenguaje, sino sobretodo en nuestra mente. Se trata de un enfoque hacia la vida, de un condicionamiento adoptado desde siempre, de una óptica en la que, nos sentamos sobre un creencia victimista y limitante.

 En la medida en que nos vemos indefensos ante las circunstancias incontrolables, nos quitamos el poder para resolverlas. Cuando nos autocompadecemos , o nos quejamos, nos convertimos en seres muy fáciles de manipular y por supuesto dejamos pasar la oportunidad de volvernos más sabios.

 ¿Cómo podemos afrontar los problemas, sin verlos como problemas?

 1) Lo primero es CAMBIAR EL CHIP.

Vamos a darle la vuelta a la tortilla, ahora vamos a entender y a nombrar los problemas como “situaciones retadoras”, lo que antes llamábamos problemas, se convertirán en retos, así los llamaremos y así los debemos entender. Y los desafíos o retos son una llamada a la exploración de nuestros recursos; quiénes somos, qué se nos da bien, cómo asumimos los cambios, cómo queremos que se resuelvan, son un regalo de la existencia, el universo, para conocernos mejor y conectarnos de una manera más beneficiosa con el exterior.

2) Coge las riendas de lo que SÍ PUEDES CONTROLAR, tu interior.

Externamente se suceden circunstancias sin que podamos controlarlas porque esa es la dinámica de la vida. Atravesamos situaciones inesperadas y a veces indeseadas y, esta realidad es inmutable, no la podemos detener, sin embargo, lo que nos ocurre por dentro cada vez que nos encontramos con ellas, eso sí lo tenemos en nuestras manos. Vamos a ser constructivos y muy creativos. Quizá decidas cambiar de ciudad, quizá inicies otro oficio, quizá decidas reencontrarte con alguien. Si enfrentamos los problemas con una paleta en blanco y un pincel, tenemos delante un espacio virgen para REINVENTARNOS y crear el desenlace que realmente será más positivo y provechoso para nosotros.

3) Mantén tu conciencia y PRACTICA lo que ya sabes.

Hemos leído muchas veces que, “todo depende del cristal con que se mire”, es un conocimiento básico que tenemos y sin embargo, de tan banalizado que está este concepto, no lo apreciamos de verdad. También está arraigado en nuestro saber, gracias a la familia, colegio, medios de comunicación, publicidad, películas, etc. que, “todo es cuestión de actitud”. Ambas ideas llegan a lo mismo, PUEDES ELEGIR TU ENFOQUE, no importa la influencia social, laboral, familiar, etc. .

 4) ELIGE TU RESPUESTA.

Aquello que no esperabas y se te presenta, puede ser vivido por tí de dos maneras: una en la que te levantas y te acuestas pensando en todos los aspectos negativos de la situación y de tu vida, en por qué te sucede a ti, en qué pensarán tales y cuales personas, probablemente tu salud se resienta, etc. . La otra forma de vivir esa situación es; RESPONDER EN VEZ DE REACCIONAR, confiando en tus capacidades y, en que todo va a estar bien, esa situación difícil, en realidad, no lo es tanto…es una oportunidad para que te liberes emocionalmente y, tomes el control de tu vida.

5) CONFÍA EN TÍ MISMO.

Tu cuerpo llegó así y funciona así de perfecto a éste mundo, sin que tú tuvieses que hacer nada, ¿te das cuenta?; pues entonces, cree en la sabiduría de la naturaleza, está en tí todo lo que necesitas para resolver cualquier escenario, no importa el pasado, cómo has enfocado la vida hasta ahora, o qué te han enseñado (más bien qué has aprendido), eso ya no existe.

La opción expansiva, el elegir tomarnos los “problemas” como lo que son en realidad, plataformas para nuestro progreso personal,  nos garantiza, no sólo una salida al “problema” sino que muy posiblemente, abrirá otras ventanas en nuestro panorama. Sin problemas no hay paraíso…

——————————————————————————————————-

Por María Elena Bracho – Directora de Comunicación y RRPP de Motivalia Coaching y autora del blog “Según tus reglas” 

¿Nos ayudas a llegar a más personas? Si consideras que el artículo puede aportar valor a otros/as, por favor dale a compartir a los iconos de la redes sociales que encontrarás a continuación. Puedes ser inspiración de muchos con una simple acción :) ¡Gracias!