Prometo serte fiel

Si creías que éste artículo va sobre consejos para enamorados, sobre el amor romántico, te equivocas… Sin embargo si va sobre ser fiel, va sobre el amor también, pero no a la pareja, sino a… uno sólo de tus objetivos ¿Cuál? el que tú elijas para “comprometerte con él…

Ya viene fin de año sí… Y ¿qué trae consigo el fin de año?, (además de juerga!! jaja!!), pues la típica conciencia colectiva de lo que ha pasado éste año pasado, lo que hemos vivido y lo que no hemos conseguido… Generalmente lo que sí hemos conseguido, pasa desapercibido… triste… pero así es, aunque de eso escribiré en otro artículo.

Si me lo permites, te compartiré una historia…Esta era una vez una mujer, muy carismática y muy guapa que, poseía un magnetismo único que la hacía irresistible a la mayoría de los hombres. Con esta gracia, la mujer disfrutaba de una vida amorosa “rica”. Tenía un novio formal, 2 amantes de esos nocturnos… y un amigo muy íntimo que también la quería. Ella no pretendía hacerle daño a ninguno, tampoco claro, a ella misma, sólo aprovechaba su potencial natural para investigar el mundo del amor y así por fin, descubrir el “amor verdadero”.

Al principio, estaba la chica como en las nubes, muy atareada disfrutando del cariño de todos pero poco a poco, lo que empezó siendo divertido se estaba convirtiendo en estresante. Tenía que inventar excusas y recordarlas, cuadrar horarios, cumplir con una agenda cada vez más apretada…. Y ¿su objetivo?, en vez de acercarse a esa claridad sobre “el amor verdadero”, estaba haciendo un intensivo en actuación y gestión eficaz del tiempo (que no se diga que la situación no tenía un lado positivo). Para hacer el cuento corto, aún con todas las posibilidades, después de un tiempo, la mujer optó por empezar de cero, sola.

Es obvio que esta historia es una metáfora trivial de lo que solemos hacer, incluso nos alientan a hacer, cuando se va acabando el año, desde muchos frentes…. nooo, no hablo de tener muchos amantes, jajaja, sino de ponernos todos los objetivos, para el siguiente año.

Vemos claro en la metáfora, lo absurdo y complicado del comportamiento de la protagonista, para lograr un objetivo, sin embargo, cada fin de año, nos planteamos objetivos y asumimos un  montón de retos “estratosféricos”, y no nos damos cuenta de ello.

Me detengo un momento a explicar el calificativo “estratosférico” que he utilizado.

No me refiero necesariamente a que sean “fuera de este mundo”  o imposibles de alcanzar, me refiero a que nos planteamos objetivos desde las generalidades, desde las visiones más alejadas de nuestra realidad presente y encima, nos ponemos no uno, sino varios de éstos.

Algunos ejemplos para aclarar lo que digo:

– Objetivo: “Voy a ser mejor persona” (generalidad), o éste año que viene “voy a hacer más deporte” (generalidad); mejor persona ¿comparado con quién? ¿qué es lo que vas a hacer diferente?, más deporte ¿de qué tipo?, ¿cuánto más?. O “Cuidaré más el planeta”, “Encontraré novia”… ¿Me explico?

Para cumplir con tu objetivo, quítale el plural, empieza por elegir un sólo objetivo que sea ambiciosa, concreto y específico. Una vez hayas conseguido ese objetivo, serás ya un experto en autosuperación, rebosarás confianza en tí mismo y tendrás claro los siguientes objetivos, además del plan de acción a seguir para también, llegar a ellos.

¿Cómo saber con cuál objetivo quedarte? Veamos….

1. Haz, esta vez sí, la típica lista de objetivos.

Luego, tienes 2 preguntas mágicas que te puedes plantear:

1. De todos estos, ¿Cuál me haría sentir más satisfecho con migo mismo?  o

2. ¿Cuál de estos objetivos, si lo cumplo, me quitaría más carga mental y/o emocional (preocupación)?.

¿Cómo transformarlo en Ambicioso, concreto y específico?

Sabrás que es un objetivo ambicioso cuando, al pensar en su resultado o en ti mismo consiguiéndolo, vibras de emoción, te entusiasmas y sonríes allí mismo, sólo con imaginarlo (no te conformes con una sensación de alivio, tiene que ser más que eso). Otra señal de que es ambicioso para ti, es que nunca antes, te habías atrevido a planteártelo seriamente, aunque desde hace mucho, sino desde siempre, lo anhelabas.

Para que sea un objetivo Concreto y Específico, escribe como te venga a la mente el objetivo, luego empieza a hacerte las siguientes preguntas: ¿A qué me refiero con eso?, ¿Qué significa eso? (si te cuesta, imagina que se lo estás explicando a un niño que lo tiene que entender).

– Ponle fecha a tu objetivo, no lo dejes en el limbo de en “algún momento” o en la vastedad de “El próximo año”

– Analiza y apunta sub-objetivos que irás consiguiendo para llegar a ese ambicioso, y que serán tus referencias de que vas por buen camino.

– Ve al detalle, no digas “voy a adelgazar”, di, “Voy a perder 15 kilos entre el 1 de enero y el 1 de Abril” (por ejemplo). En lugar de “Voy a cuidar más el planeta” Di, “Voy a empezar a reciclar en mi casa”, etc.

Cualquier objetivo que elijas, ambicioso, concreto y específico será tu medio para expandirte…sin que te lo propongas te transformarás, así que elige un objetivo y además de comprometerte, ¡cásate con él! en el 2015 o ya mismo 😉

——————————————————————————————————-

Por María Elena Bracho – Directora de Comunicación y RRPP de Motivalia Coaching y autora del blog “Según tus reglas” 

¿Nos ayudas a llegar a más personas? Si consideras que el artículo puede aportar valor a otros/as, por favor dale a compartir a los iconos de la redes sociales. Puedes ser inspiración de muchos con una simple acción :) ¡Gracias!