La Rueda de la Vida, una útil herramienta para el proceso de coaching

Hoy queremos hablarte de este magnífico ejercicio que nos ayudará a reflexionar sobre cada una de las parcelas de nuestra vida, convirtiéndose en una sencilla pero a la vez útil herramienta de medición.

¿Cómo la vamos a utilizar?   En principio es bastante sencillo, dibujaremos un circulo en una hoja y lo dividiremos en 8 porciones  iguales.

Normalmente las áreas que se trabajan son amor, familia, ocio, trabajo, dinero, salud, espíritu o crecimiento personal, y hogar, pero estás pueden ser variadas dependiendo del momento y de la necesidad de la persona que realiza este ejercicio.

Recuerda que no hay ninguna parcela más importante que otra, tendrán más o importancia dependiendo del momento en el que nos encontremos.

En el centro del circulo, se fijará el valor “0” y en el propio circulo, en la periferia, el valor “10”, es decir si puntuamos con un cero, significará que el grado de satisfacción que le damos a esa parcela es inexistente, o que estamos totalmente insatisfechos. Si puntuamos con un 10, nuestra satisfacción con ese área de nuestra vida es total.

rueda de la vidaAlgunas de las preguntas que podemos realizar para ayudar a puntuar cada área serían:

  • En este área específica ¿estás dándolo todo?
  • ¿Cómo te sientes en relación a esta zona?
  • ¿Cuál es tu grado de satisfacción?

Después de puntuar cada una de las zonas con tranquilidad, reflexionando cuidadosamente uniremos con un lápiz cada uno de los puntos, para de esta forma percibir de forma visual las valoraciones y sus diferencias entre unas y otras areas.

Se podría decir que si puntuamos alto, en esa parcela lideramos nuestra vida, la llevamos donde queremos llegar. Si la puntuación es baja, en el área donde se produzca es donde tenemos mayor posibilidades de mejora y de evolución, por lo que son zonas donde podemos avanzar significativamente en la mejora de nuestro auto liderazgo.

Una vez trazada la línea del estado actual, es decir de nuestra vida presente, haremos lo mismo con el estado deseado, es decir, iremos situando en nuestra rueda de la vida el grado de satisfacción que deseamos en cada parcela.

De esta forma introduciremos un mayor grado de información pudiendo elegir cual es la primera zona sobre la que actuar… sobre la que tendremos que definir un plan de acción. Simplemente recordarte que no nos obsesionemos con las puntuaciones bajas, ¡piensa también en las tremendas áreas potentes que tienes! ¡Y las maravillosas oportunidades para mejorar!

Se trata simplemente que seas consciente de cual es tu situación real…

Desde aquí te invitamos a que empieces a experimentar con ella, verás que pese a su sencillez, es tremendamente potente ¡Intégrala en tu vida!

¡Qué tengas un gran día!