Eres el amor de tu vida

Un mundo nuevo… una sociedad donde no existan las guerras, donde todos nos toleramos, nos respetamos y cuidamos el medio ambiente… donde todos nos sintamos iguales y nos tratemos como iguales, ¿a qué suena? ¿A utopía? ¿A cursilería?….

 Quizás es posible, pero no nos ocupemos ahora del mundo, empecemos por nuestro ese espacio del mundo que sí o sí y sin excepción, todos podemos cambiar: a nosotros mismos. Ocupémonos de cada uno y, de cómo llegamos a crear la realidad mundial que afrontamos ahora: Noviembre, año 2014.

Podemos asumir que está en nuestras manos cambiar los paradigmas de la historia de la humanidad o hacernos los locos, acomodarnos cómodamente, en la creencia de que no podemos hacer nada y, dejar que siga ocurriendo todo tal como es ahora…es más, podemos hacerlo, y con cinismo seguir quejándonos cada día, de lo mal que está “la sociedad”…¿Cómo lo ves? 

Desde este espacio de reflexión, propongo una vía para poner acción en lugar de quejas, para comenzar a dar nuevos pasos

¿Cuál es la acción que propongo?, enfocarnos en inspirar a nuestros pequeños para que se quieran más que a nadie.

 Lo lógico puede parecer empezar por nosotros mismos, aprender a amarnos de verdad para poder enseñarlo ¿no?. Aunque es un camino 100% válido, propongo por hoy dar la vuelta a esa lógica.

¿Cuáles podrían ser los beneficios de comenzar “inspirando y facilitando lo que deseamos aprender”?

En primer lugar porque tenemos muuuucho que vaciar de nuestra “llena taza de sabiduría” acumulada a nuestra edad, antes de poder llenarla otra vez. Además, es muy probable que busquemos excusas o refugios, como nuestro pasado, traumas de la infancia, etc, para no empezar a amarnos.

En cambio, si realmente nos enfocamos en transmitir este nuevo conocimiento amoroso, no a nosotros mismos, sino a los niños de nuestra vida (hijos, sobrinos, alumnos, vecinos, etc), si esto se convierte en nuestro objetivo didáctico, en casa, en familia, en el cole, en el curso, etc, por un lado, el proceso de transmisión de ese mensaje nos retroalimentará, indirectamente, a nosotros, con ese mismo fondo. Por otro lado, nos ocuparemos en experimentar y documentarnos en ese sentido y por tanto, inconscientemente comenzaremos a entender y vivir, esa experiencia de amor por nosotros mismos.

Definiré el “amor por uno mismo” y a continuación plantearé una serie de preguntas para desafiar a los incrédulos y evidenciar, la posibilidad real de poder cambiar el mundo poco a poco…

 – Amarse significa reconocer que somos seres con el poder inmenso de: crear y destruir, apoyar o abandonar, sumar o desgastar, hablar o callar, recordar y olvidar, realzar u opacar, de elegir la opción y, nos respetamos como seres de poderosos por ello. Significa proteger nuestro bienestar porque somos conscientes de que contamos con todos los recursos interiores que necesitamos, para crear la experiencia de vida que elijamos.

– Amor por uno mismo se da cuando, reconocemos en los demás una parte nuestra y reconocemos también que las acciones de cada uno, tienen un impacto en los demás y la de los demás, indeteniblemente, en nosotros.

– Nos amamos de verdad cuando podemos ver todas nuestras sombras y luces y en lugar de castigarnos, podemos ver como gracias a unas y otras, nos vamos trazando un camino.

– Sentir amor por nosotros significa que nos perdonamos cuando nos equivocamos y perdemos el miedo a equivocarnos porque tenemos confianza en ese aprendizaje y, sabemos que cada vez, somos mejores.

– Amarse sinceramente y sin excusas, significa que te das cuenta de la cantidad de sucesos improbables que se han dado para que hayas aparecido con vida en este planeta como ser humano y, por tanto, cuidas esta experiencia llamada vida.

Finalmente, no necesitar la reafirmación, reconocimiento, aprobación de nadie, para sentir amor y respeto por tí mismo, porque reconoces ese valor en tí, explicado en todo lo anterior. (No digo que no disfrutes de esa aprobación o reconocimiento, ooojooo, sólo que no la necesitas para ser feliz…)

 Habiendo esbozado algunos aspectos de lo que es ser conscientes de nuestro valor “de serie”, y amarnos por ello, paso a las preguntas que pueden sernos de utilidad para despertar nuestra consciencia…

 -Un ser que se ama plenamente entonces, ¿sentiría celos de otros? (hermano, novio, compañero de trabajo, etc)?

-Un ser que se ama plenamente entonces, ¿agrediría o es irrespetuoso con su medio o personas de su entorno?

 -Un ser que se ama plenamente entonces, ¿se rendiría y permanecería inactivo frente a los desafíos…?

-Un ser que se ama plenamente entonces, ¿destruiría sus creaciones o las de otros?

 -Un ser que se ama plenamente entonces ¿engañaría, manipularía, mentiría a sí mismo o a otros?

 -Un ser que se ama plenamente ¿se enfocaría aisladamente en sí mismo, sin considerar su entorno y a los demás?

 Imaginas… ¿Cómo sería el mundo si todos fuésemos así? Quizás como apuntaba al comienzo, no podemos cambiar el mundo, pero en el lugar que nos corresponde, si lo deseamos, podemos marcar la diferencia. Creo que es un bien punto de partida.

 Todo parte del amor que sientes por ti mismo, del valor que te das y del poder que esa emoción, ese sentimiento te da para vivir a tu manera. Si estás buscando el amor de tu vida y la persona que te hará feliz, mírate al espejo…eres el amor de tu vida.  

——————————————————————————————————-

Por María Elena Bracho – Directora de Comunicación y RRPP de Motivalia Coaching y autora del blog “Según tus reglas” 

¿Nos ayudas a llegar a más personas? Si consideras que el artículo puede aportar valor a otros/as, por favor dale a compartir a los iconos de la redes sociales. Puedes ser inspiración de muchos con una simple acción :) ¡Gracias!