El coaching, una poderosísima herramienta motivacional

En mi experiencia como coach, he podido comprobar que el coaching es una poderosísima herramienta motivadora para la persona que efectúa el proceso. Hay un antes y un después de recibir un porceso de coaching.

Existen muchas personas con una poderosísima fuerza de voluntad y capacidad de sobreponerse a las dificultades – lo que solemos denominar como resiliencia – que por si mismas son capaces de llegar a sus objetivos de una forma regular. Todos tenemos casos cerca de nosotros.

Pero otros muchos, un altísimo porcentaje de los mortales, necesitan de una ayuda extra para poder derribar los obstáculos que se le presentan en su vida, y a través del coaching ellos son capaces de conseguirlo por ellos mismos.

¿Cómo se consigue esto?

1. El coaching está basado en el plan de acción, sin cambio no hay coaching.
2. Se incita al coachee a salir de su zona de confort, es decir a conseguir que se esfuerce por si mismo.
3. Provoca que el coachee decida por si mismo, tome sus decisiones, lo que consigue que se empodere para conseguir sus retos.
4. Ayuda a que el que lo recibe, a que entable una lucha contra si mismo, desterrando creencias limitantes y adoptando otras más positivas y enfocadas al objetivo.
5. El coachee después de un proceso de coaching integra herramientas y nuevas actitudes que le hacen ver su vida con un enfoque mucho más positivo, atreviéndose a acometer nuevos retos con mayor ilusión y posteriormente efectividad. Su autoestima se ve incrementada y perdura en el tiempo.

¿Te parecen razones suficientemente convincentes? ¿Quieres cambiar tu vida? ¿Te atreves a ir a por tus objetivos? Apóyate en el coaching y ¡a por ellos!