Como motivarte cuando estás desmotivado

motivarseCuando has leído el titular de este artículo imagino que has exclamado ¡que bien me habría venido en algún que otro momento!

 Hasta los más exitosos personajes que se te puedan pasar por la cabeza han pasado por momentos de descorazonadora desmotivación. Los motivos pueden ser diversos, que los resultados que obtienes no son los que esperabas,  o simplemente estos resultados están tardando en llegar más de lo que esperabas.

 

Ante estos motivos, es perfectamente lícito que la desmotivación te abrace y quiera quedarse instalada ti, apoderándose te tu entusiasmo, tu pasión, tu disciplina y todas aquellas herramientas sin las cuales no podrás alcanzar tus metas. Y ten por seguro que querrá instalar en ti a alguno de sus amigos : frustración, pereza, desmoralización, tristeza…

 

Pues bien, lo primero que tengo que decirte es: ¡tranquilo que no estás solo!

 

  1. Se honesto contigo mismo

 

Intenta hacerte preguntas que te ayuden a enderezar el rumbo, tales como:

¿Qué trabajo has desarrollado hasta ahora?

¿Qué parte del trabajo da buenos resultados?

¿Qué parte del trabajo no lo da?

¿Qué se puede hacer para mejorar tus resultados?¿ Y tu productividad?

¿Qué podrías hacer que no has hecho hasta ahora?

 

Escribe tus respuestas y háblate sin cortapisas, sin ocultarte nada… ¡tu objetivo está en juego! Si lo haces, con casi total seguridad encontrarás nuevas vías para atacar el fortín donde se encierra tu meta. Haz un nuevo plan de acción. Sólido.

2. Desconecta

Para conseguir resultados distintos, tienes que hacer cosas distintas.

Muchas veces te empecinas en seguir trabajando de la misma forma que lo has hecho hasta ese momento y el propio trabajo te bloquea y colapsa.

Haz otra cosa, permite que tu cerebro desconecte y se divierta con otras actividades, ¡se refrescará! Dale un día libre, invítale a sonreír… seguro que cuando vuelvas a afrontar el objetivo desde otro sitio, con oxigeno en el cerebro aparecerán nuevas ideas y el camino parecerá más limpio, más fácil de transitar por el.

Párate por un momento ¡Da un paso hacia atrás para coger carrerilla!

3. Recuerda que lo que ocurre es por tu bien.

Normalmente cuando algo no ocurre como te gustaría te sientes frustrado, de mal humor, desmoralizado y por ende desmotivado. Recuerda que en todo siempre hay una intención positiva, por lo que saca provecho de la situación y cambia tu creencia… ¡lo que está ocurriendo te hará mejor! ¡te ayudará a acometer tu objetivo con más fuerzas! Te enseñará otros caminos de alcanzarlo… ¡no te rindas!

Permíteme que te haga una pregunta para finalizar… y tú ¿Cómo recuperas tu motivación? ¿Nos ayudas?